LA LUCHA POR LA DIGNIDAD DEL MAGISTERIO CONTINÚA ¡CERRAR FILAS EN DEFENSA DE LA UNIDAD DEL SUTEP!

LA LUCHA POR LA DIGNIDAD DEL MAGISTERIO CONTINÚA ¡CERRAR FILAS EN DEFENSA DE LA UNIDAD DEL SUTEP!

Como lo veníamos advirtiendo, las acciones aventureras e irresponsables de Conare-Movadef-Proseguir (bajo el membrete de un “comité nacional de lucha” encabezado por Pedro Castillo Terrones) han desembocado en el más estrepitoso fracaso en medio de pugnas internas y acusaciones mutuas de traición. A los miles de maestros que se movilizaron en diversas regiones del país y que hoy retornan a sus aulas con un sentimiento de frustración, les reiteramos nuestra solidaridad y exigimos al gobierno que no se tomen represalias en contra suya, que se liberen a los detenidos y cese cualquier forma de represión.
Llamamos al magisterio nacional a hacer un balance sereno y objetivo, crítico y autocrítico, acerca de este proceso que incluye la huelga del Cusco, el paro nacional del SUTEP del 13 de julio, y la huelga nacional indefinida dirigida por Conare-Movadef-Proseguir. Los hechos vienen demostrando lo que sostuvimos desde un inicio: que el objetivo de estos sectores no fue conseguir reivindicaciones para el magisterio, sino su posicionamiento político electorero, y que para lograrlo cabalgaron sobre la insatisfacción y espíritu de lucha de miles de maestros, los sacrificaron conduciéndolos a una medida de lucha destinada a la derrota, desataron una sucia campaña de desinformación, mentiras y calumnias contra el CEN del SUTEP, pretendieron dividir a nuestro glorioso sindicato, insultaron, amenazaron y agredieron a quienes no compartían sus puntos de vista y acciones. Con el propósito de ahondar en el balance, sacar lecciones, rectificar errores y fortalecer nuestra institucionalidad, en los próximos días convocaremos a eventos con la más amplia participación de las bases de nuestro sindicato.
Ahora, los que siempre acusaron de traición a las sucesivas dirigencias de nuestro sindicato, levantan su huelga sin pena ni gloria, en circunstancias en que cada vez mayores sectores de maestros volvían a las aulas convencidos que nada bueno podían conseguir de esa conducción aventurera e irresponsable, cuya intransigencia ha provocado el descontento del estudiantado y enfrentamientos con los padres de familia y la opinión pública, lo cual representa un serio revés que afectará a las futuras luchas.
Ni la huelga del Cusco, ni la huelga indefinida dirigida por Conare-Movadef-Proseguir, han logrado más de lo conquistado por el paro del SUTEP del 13 de julio, puntos que constan en el acta firmada con el MINEDU a través del trato directo, los cuáles sirvieron como referentes para las otras actas firmadas con otros actores. ¿Valió la pena llevar a sectores del magisterio a una lucha sin salida posible con una plataforma demagógica, con las consecuencias que todos conocemos? Por nuestra parte, como dirigentes del sindicato, asumimos nuestra responsabilidad de no haber sabido informar adecuadamente las conquistas del paro del 13 de julio y haber incurrido en prácticas burocráticas que han debilitado nuestra relación con las bases, situación que estamos dispuestos a rectificar. Pero nada de ello justifica la ruptura de la institucionalidad de nuestro gremio, ni el propósito de dividirlo, como pretenden hacer las vertientes de Sendero Luminoso disfrazadas de Conare-Movadef-Proseguir, quienes siempre han sido funcionales a los planes del neoliberalismo y la derecha más recalcitrante.
La lucha por las demandas más sentidas del magisterio —cese del acoso a los docentes, evaluación no punitiva y con estabilidad, modificatoria de las rúbricas que atentan contra la evaluación imparcial y objetiva, la debida actualización del maestro, el pago de la deuda social, modificatoria de la Ley de Reforma Magisterial en los términos de la iniciativa parlamentaria presentada por el Colegio de Profesores del Perú, presupuesto del 6% para el sector educación, incremento salarial y nombramiento para los auxiliares de educación, aumento de pensiones, entre otras— continúa pendiente, y solo podremos llevarla a cabo de manera exitosa con la más amplia y férrea unidad, por lo que invocamos a los maestros a cerrar filas en defensa de la integridad e institucionalidad de nuestro glorioso SUTEP, símbolo de consecuencia y bastión de la lucha democratizadora de nuestro pueblo. Solo la unidad, el frente único y una conducción correcta son garantía de victorias. Las conquistas gremiales, de dignificación de la profesión docente, se inscriben en la lucha por la educación pública gratuita, de calidad para todos los peruanos.
Lima, 02 de septiembre del 2017
CEN del SUTEP