Por un año 2020 de logro de metas y justas atenciones al magisterio nacional

A los maestros y maestras, auxiliares de educación, Padres de Familia, a nuestros apreciados alumnos y a la opinión pública:

En principio renovamos nuestro compromiso ineludible persistir en la lucha  clasista por una nueva educación para el país con maestros valorados y reconocidos.

Maestras, maestros, auxiliares de educación del Perú, Padres de Familia,  para nosotros es siempre un honor dirigirnos a ustedes, más ahora que culminamos un año e iniciamos otro, es oportunidad para, también, ratificar nuestro compromiso indeclinable en la defensa de los derechos de los trabajadores de la educación, hemos asumido este reto en el Congreso Nacional del SUTEP en circunstancias adversas, con políticas educativas que privilegian el ahorro fiscal y colocan a los verdaderos actores del proceso educativo en situación de acoso y vulnerabilidad. Tenemos logros que no son suficientes, ni los deseados en la propuesta del CEN, pero los consideramos un avance en la perspectiva de mayores victorias en el 2020 y hacia adelante.

Maestras y maestros,  con seguridad y certeza decimos que tenemos tareas: asegurar un sindicato unido, firme en sus principios clasistas; sólido en su institucionalidad, en movilización y permanente vínculo con los trabajadores y con los padres de familia, comunicación permanente con los trabajadores, recuperar el sitial que al magisterio le corresponde, el respeto y reconocimiento profesional y remunerativo que corresponde al rol docente solo será posible con la participación activa de los propios maestros en relación con lo más avanzado de la sociedad en materia educativa. Es entonces, sustantivo fortalecer el SUTEP en todos sus niveles,  respetar sus estatutos, sus tradiciones de lucha, dejar de lado cualquier actitud mezquina y sectaria que altere estos propósitos, afectando el presente y futuro de nuestro gran sindicato forjado por el sacrificio de millares de maestros a lo largo de estas décadas .

Por lo escrito, es justo desear cada maestra, maestro y auxiliares de educación, un año venidero positivo. Estamos seguros que con la unidad clasista, la lucha incansable, el rumbo inteligente, iremos construyendo victorias, fortaleciendo el SUTEP. La dignidad, orgullo y vocación docente de un sutepista heredero de Horacio Zeballos Gámez es el instrumento vital para nuevas y más grandes victorias.

5 (100%) 2 votes