HOME / Opinión

El acompañamiento pedagógico en las escuelas



El acompañamiento pedagógico en nuestro país no partió de un diagnóstico de la realidad de las escuelas, tampoco del diagnóstico del desempeño de los educadores profesionales en las escuelas. Lo que primó fue su carácter normativo y la prisa en ejecutarlo.

La implementación del acompañamiento pedagógico no ayuda al desarrollo profesional de los educadores

Sin un plan estratégico para su desarrollo ni una selección idónea de los acompañantes -en la mayoría de los casos- que garanticen una adecuada preparación, el acompañamiento pedagógico sigue siendo una improvisación de cumplimiento normativo, a pesar de haber transcurrido ya más de 11 años años desde su implementación.

Así, al no considerar las individualidades de cada educador ni las particularidades de cada escuelas, el acompañamiento acompañado planteado por el MINEDU no busca mejorar las habilidades, actitudes y capacidades pedagógicas de los educadores; sino cumplir lo encomendado. La ejecución se hace sin simetría, lo que se evidencia en el llenado de formatos, como las unidades y sesiones de clases prediseñadas y bajadas del portal del MiNEDU

Por otro lado, no debemos dejar de pasar es el tema del ahorro económico de parte del MINEDU. ¿Cómo es eso? el acompañamiento tiene su propio presupuesto y las remuneraciones igual; sin embargo, los docentes que asumen la función de acompañantes dejan las aulas en sus IIEEs y estas se cubren a través del contrato docentes. En la mayoría de los casos el acompañante tiene una escala por encima de la III Escala magisterial con un sueldo mayor a los 2600 soles. ¿Dónde está el ahorro? Veamos: Saco del aula a un docente que gana en promedio 2600 soles, en su reemplazo contrato a uno con un sueldo de 2100 soles (marzo del 2019). Entonces, la diferencia es de mínimo 500 soles. Este es el monto ahorrado por cada docente, multipliquemos por cada mes, luego por el año. He ahí el ahorro económico del MINEDU, ¿qué hacen con esos montos? Vaya Ud. a saber.

Nuestra preocupación constante es que se mejore los aprendizajes de nuestros estudiantes, para ello se debe dotar al educador de los saberes e instrumentos necesarios. Por este motivo se exige al gobierno y al MINEDU que garanticen una mejor infraestructura, medios y materiales educativos pertinentes y actualización continua de los educadores.

En torno a la preocupación demostrada en este artículo, me atrevo a sugerir algunos puntos a tomar en cuenta para mejorar el programa; por supuesto, antes que nada es necesario plantear una evaluación al PELA, habiendo cumplido ya una década de implementación.

Es urgente el cambio del modelo de acompañamiento pedagógico y el desarrollo inminente de la formación continua del docente que ayude en el gran cambio que requiere la educación y los educadores,

Asimismo, los órganos desconcentrados del ministerio deben asumir un rol rector y realizar evaluaciones idóneas en la selección de los acompañantes. También planteamos que en el marco de la LRM se debe crear el área de desarrollo docente de acompañante pedagógico, para no seguir con la improvisación de sus ejecutores. El ingreso a la misma se debe llevar a cabo bajo una evaluación y con remuneraciones justas  por su puesto.

El acompañamiento pedagógico en las escuelas
5 (100%) 2 votes

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te gustaría recibir notificaciones de esta web