Día “D” para la educación sin mea culpa

  • Covid-19 expone la precaria situación que por décadas arrastra la educación pública
  • Nuevo encuentro del Acuerdo Nacional desperdicia oportunidad de atender educación

En tiempos de pandemia, la educación pública peruana tiene la oportunidad de mejorar la calidad de enseñanza e infraestructura para sus estudiantes y profesores. La última reunión del Acuerdo Nacional (128 para ser precisos) entre el gobierno central y diferentes fuerzas políticas, económicas y sociales, significaría la plataforma perfecta para el cambio que tanto necesita nuestro sector. 30 años de abandono podrían llegar a su fin. 

Para enlistar solo uno de los tantos problemas que afecta a la educación, se estima que la brecha de infraestructura asciende a S/ 100 mil millones por culpa de la indolencia de las autoridades políticas que le dieron la espalda por décadas. Exigimos el aumento de la inversión pública en educación al 6% del PBI, a fin de mejorar las condiciones educativas en todo el país. 

Pero, ¿por qué es necesario este monto? De acuerdo el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied), más de 27 mil colegios a nivel nacional están en mal estado y tienen que ser demolidos. 42% de estos no cuentan con inventario físico, esto quiere decir que no tienen sillas ni carpetas. Actualmente, nuestros niños no pueden ir a la escuela por el aislamiento social, pero, cuando sea la hora de regresar, ¿a qué escuelas retornarán?, ¿en qué carpetas se van a sentar?, ¿con qué libros van a estudiar? ¿Con qué agua se van a lavar las manos para prevenir el contagio del temible Covid-19? 

Todas estas preguntas pueden parecer alejadas debido a la incertidumbre coyuntural, pero recuerden que la pandemia va a pasar tarde o temprano, y si no hay un incremento de la inversión nuestros hijos continuarán recibiendo una educación que no ofrece la calidad deseada.  

Los propios expertos en el foro reconocieron la necesidad de acciones urgentes implementar sistemas de trabajo remoto, sistema que los maestros ya nos estamos adecuando.

En estos momentos, para continuar con la educación a distancia, es necesario repotenciar la conectividad y que el gobierno ponga en práctica las recomendaciones del Sutep, como entregar laptops a todos los maestros y tablets a todos los estudiantes del Perú, sin exclusiones. Es inconcebible que en el siglo XXI solo el 40% de niños peruanos tengan acceso a internet. Con esta cifra, ¿cómo se espera llegar a cumplir con las metas por competencias y no vaticinar un año escolar perdido?

Por otro lado, la emergencia sanitaria en escuelas públicas también debe ser atendida. Las cifras son alarmantes:

  • El 43% no cuenta con agua potable. 
  • El 41% no tiene un sistema de desagüe.  
  • El 29,8% no tiene electricidad. 

Es extensa la problemática en educación y salud, pero nada encontrará solución si no se invierte el monto necesario. Llegar a un consenso en el Acuerdo Nacional, y aumentar el gasto público asignado por el Estado a educación, es necesario si no se quiere mantener las mismas condiciones de precariedad y círculos viciosos típicos de países que no alcanzan el desarrollo. 

La solución está en la cancha del ejecutivo y las decisiones que tome en los próximos días el presidente, Martín Vizcarra, junto a su gabinete, tendrán repercusiones directas en las siguientes generaciones de escolares.  

¡Basta de olvido y marginación!

¡El Sutep lucha por la educación pública y gratuita de calidad para todos los peruanos!

Califica esta publicación