HOME / Opinión

Los valores éticos y morales en la formación académica



 

La sociedad peruana atraviesa una grave crisis moral, profundizada por la corrupción actual de políticos, funcionarios y congresistas. Por este motivo, es necesario volver a impartir una enseñanza integral que priorice la formación en valores en todos los niveles de la educación (básica, universitaria y no universitaria).

 

 

LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA EDUCACIÓN INTEGRAL,  EN VALORES ÉTICOS Y MORALES PARA LA VIDA.

La descomposición social y moral ha llegado a límites insostenibles. De esta manera, nuestra sociedad atraviesa por una profunda crisis, reflejada a diario en las publicaciones de los noticieros que hacen referencia a violaciones de menores de edad, asaltos a manos armada, denuncias de corrupción de funcionarios, políticos, congresistas, ex presidentes, etc.

Está demostrado que en países que tienen una buena educación, con una formación integral en valores éticos y morales, existe un nivel superior de desarrollo y mejor calidad de vida. Esta realidad nos indica que el Perú necesita replantear su educación y revisar las políticas educativas actuales para reorientarlas en una formación integral adecuada. Sólo así se podrá acceder a un futuro auspicioso, con desarrollo, justicia social, democracia y dignidad. Asimismo, se debe alentar a una profunda reforma moral y cultural, afirmando valores como la honestidad, transparencia y disciplina.

Replantear nuestra educación para superar esta crisis significa retomar asignaturas que han sido eliminadas del diseño curricular nacional, como la educación cívica, instrucción pre militar, historia del Perú, filosofía y lógica, etc. Estas asignaturas permitirán al docente dar una adecuada formación integral en valores éticos y morales.

A la par, necesitamos que el Gobierno y el Ministerio de Educación realicen una verdadera revalorización de la profesión docente, la cual permita recuperar el rol protagónico que siempre tuvo en la sociedad a lo largo de la historia. Se le debe empoderar como una autoridad para que cumpla a cabalidad la tarea de brindarle una formación integral al alumno.

Así, la labor del docente implica un proceso de formación del ciudadano para la vida y no solo se limita a la educación superior. Solo así superaremos la crisis actual en la que se encuentra nuestra sociedad.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Currículo Nacional de la Educación Básica Aprobado mediante Resolución Ministerial Nro. 281-2016-ED Modificado mediante RM Nro. 159-2017-ED.
  • UNESCO. Conferencia Mundial sobre Educación Superior. Visión y acción para el siglo XXI Paris. Francia; 1998.
  • Vitier C. Martí en la Universidad. Tomo IV. La Habana: Editorial Félix Varela; 1997.
Los valores éticos y morales en la formación académica
Califica este post

Etiquetas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *