Abandonados a su suerte

  • Respuesta ineficiente del gobierno deja a hermanos de la selva en estado de abandono
  • Educación a distancia es casi nula debido a falta de conectividad y plataformas de información

Hospitales colapsados, bioseguridad inexistente, personal de salud ausente por miedo al contagio, centros de salud sin oxígeno y autoridades incompetentes es el panorama que viven a diario los ciudadanos de la selva peruana. Abandono total, dejados a su suerte en medio de la pandemia del Covid-19. Con la salud pública vapuleada la educación se asoma bajo similares circunstancias en Loreto.

Una de las provincias también golpeadas por el Coronavirus es Requena, donde la mayoría del personal de salud ya no va a trabajar por miedo a contraer la enfermedad. Ahora, en una ciudad de 25 mil habitantes, solo atienden 3 médicos a los pacientes contagiado con el virus. No se recogen los ataúdes y los cadáveres esperan en las calles a que se acerquen sus familiares. La falta de equipos de bioseguridad es parte de la nueva cotidianidad. Las muertes por falta de oxígeno se repiten una y otra vez.

Una de las razones por las que el oxígeno es escaso se debe al bloque impuesto por el gobierno. Recordemos que con el decreto de urgencia se cancelaron todos los vuelos a nivel nacional, y la selva, por una región alejada de Lima, pagó las consecuencias de ya no ser abastecida a diario con medicinas y equipos para combatir el Covid-19. Un blíster de Paracetamol, que antes costaba uno o dos soles, ahora cuesta 20.

La pregunta se desprende de madura, ¿y qué medidas ha tomado el gobernador regional, Elisbán Ochoa, quien llegó al cargo tras postular con el partido Restauración Nacional, del pastor Humberto lay? Ninguna. El gobernador está desaparecido. Según manifiestan los propios ciudadanos, Ochoa Sosa es un fantasma y se ha hecho pasar varias veces como enfermo, diciendo que estaba contagiado con el virus y luego alegando problemas estomacales para evitar su responsabilidad en la pandemia y su falta de gestión.

El pedido es unísono. Toda la ciudadanía pide que el Ministerio de Salud tome el control de la región a través del Comité Covid, ya que las autoridades regionales y municipales no saben cómo lidiar con la crisis.

En el plano de la educación, el panorama es parecido. Pese a los esfuerzos del magisterio, que hace todo lo que puede con las escasas herramientas brindadas por el Ministerio de Educación, no tiene el apoyo que debería para atender a los niños y niñas de toda la región. El Sutep apoya la estrategia del programa “Aprendo en Casa”, pero el gran problema, que ya hemos denunciado en numerosas oportunidades, y seguimos sin ser escuchados por el gobierno de Martín Vizcarra, es la falta de conectividad. El internet en toda la selva es de pésima calidad. Intentar hacer una video llamada es arar debajo del mar. Esta nota iba a ir acompañada de un video, pero la mala conexión hizo imposible nuestra labor.

En provincias es aún más agudo este problema. En el distrito de Putumayo no hay internet y hay zonas donde no llega la canal del estado ni las señales de radio. El porcentaje de estudiantes que pueden acceder a las clases remotas es mínimo. Miles de niños se están quedando sin estudiar e inevitablemente van a perder el año.

La dirección regional de educación ha dado una supuesta cifra sobre la cantidad de niños que no estarían recibiendo clases, pero esta no responde a la realidad, nos confirma el secretario general de Sutep Loreto, Eleazar Pezo. Si la conexión es mínima en las capitales loretanas, imagine la situación en las comunidades. La educación no llega ni al 40% de niños en la región.

A este abandono se le suma las muertes de maestros en distintos distritos de Loreto como en San Pablo. Decirle a un profesor que vaya a esas comunidades a enseñar es actualmente exponerle al contagio y a contagiar a sus estudiantes.

Solucionar el problema de conectividad urge y es la principal exigencia que el Sutep le hace al gobierno central. Presidente Martín Vizcarra, es de necesidad categórica que revise la situación de salud y educación en la selva peruana. Se necesita implementar canales de televisión y señales de radio para que más niños accedan a la educación remota. Somos conscientes que no hay punto de comparación entre clases presenciales y el programa de educación remota, pero sin dudas se puede mejorar el alcance y aumentar el tiempo de impartición de lecciones. 

 

¡Sutep exige mayor atención a nuestros hermanos de la selva!

¡Minedu gestione la mejora de conectividad!

¡No más maestros y estudiantes abandonados!

5 (100%) 2 votes