Mariátegui como precursor de la unidad sindical clasista

El Sutep en el legado de Mariátegui, persistir en la unidad sindical clasista

Mariátegui es el único marxista peruano reconocido a nivel mundial por su trayectoria y por su aporte al legado de Marx. Sus ideas son relevantes hasta la actualidad. Su prosa ha marcado un hito en la historia del pensamiento en el país; no obstante, lo que perdura principalmente es la constitución política de la unidad de la clase obrera en la escena nacional de los movimientos sociales. El movimiento obrero, que es la vanguardia proletaria, es la base y lo que edifica el sindicalismo clasista, como expresó Mariátegui,  A pesar de las disputas ideológicas internas y el sectarismo ortodoxo sindical, su herencia se mantiene.  

Ya lo denunciaba anticipadamente nuestro Amauta,  el Frente Único busca la convivencia de diferentes posturas políticas que tienen como objetivo la lucha y la organización política, donde todo intento de escisión ni tiene lugar, ni logra vencer. La historia del magisterio, consolidada en el Sutep, es una historia constante de lucha, perseverancia y unidad. La situación política y social del gremio docente se funda en la consigna de practicar el sindicalismo de clase que asentó Mariátegui. Pese a  la insistencia de sectores intransigentes, que creen ser los verdaderos herederos del pensamiento de nuestro Amauta, los ideales de clase se mantienen persistentes en nuestro espíritu combativo.

Entendemos sindicalismo clasista, no sólo como principios de lucha por reivindicaciones sociales, sino también, por la transformación política, social y económica de la realidad peruana. Un sindicalismo clasista que se edificó gremialmente en el discípulo de Mariátegui y maestro comprometido con los más pobres, Germán Caro Ríos. Caro Ríos, fiel seguidor del pensamiento del Amauta, funda el Frente Clasista Magisterial, cimiento que más adelante vendría a ser piedra angular para la formación del Sutep como único sindicato histórico del magisterio peruano. El Frente Clasista Magisterial y el Comul son precursores del Sutep, único representante del magisterio nacional; sin embargo, sectores divisionistas usurparon el legado de los maestros precursores del Sutep como Germán Caro Ríos; es decir, los enemigos del sindicalismo clasista pretenden apoderarse de las luchas que con tanto fervor y compromiso realizamos los maestros. Los divisionistas pretenden desconocer nuestra historia e intentan sin propuesta alguna destruir la unidad magisterial.

Cabe mencionar que el magisterio peruano, consolidado bajo el ideal de unidad que el Amauta desarrollará En 1 de mayo y el Frente Único, ya sufría de vanos y constantes intentos divisionistas que Mariátegui denunciaba en 1924 y que pretendían romper con la consigna del Frente Único. La respuesta del amauta fue firme y clara, y lo expuso de la siguiente manera:

“Últimamente se han producido algunos intentos seccionistas. Y urge entenderse, urge concretarse para impedir que esos intentos prosperen, evitando que socaven y que minen la naciente vanguardia proletaria del Perú.”

Esta sentencia no pierde vigencia, es una característica que todo gremio sindical y político mantiene como fundamento y que mantiene del mismo modo la Confederación General de Trabajadores del Perú. Por ello, el carácter unitario de las distintas fuerzas políticas, agrupadas en el Sutep buscan mejores derechos para el magisterio liderando fervorosamente las reivindicaciones de los maestros clasistas.

Muchos fueron los intentos de dividir al Sutep. La permanencia en la cohesión de clase no permitió que la ortodoxia sectaria nos despoje de las victoriosas luchas magisteriales. No solo las luchas, sino que este sector después de su derrota armada pretendió usurpar el nombre y la historia que el Sutep ha forjado. Se presentaron como los únicos y verdaderos fundadores del sindicato, y lo peor de esto es que propugnaban en nombre de nuestro amauta José Carlos Mariátegui. No conformes con la derrota y sedientos de poder, se mostraban como los únicos que venían a reconstituir y reorientar al Sutep, se creían herederos de nuestra historia sindical, historia que abandonaron y que descaradamente ambicionaban controlar bajo su doctrina de partido dogmático, asesino, militarizado, caudillista y mesiánico, traicionando así los principios del sindicalismo clasista y atacando al propio proletariado nacional.

La unidad sindical se fortalece día a día. Está en la consciencia de los maestros y maestras que predican la cohesión en el Frente Único. No somos marionetas de una doctrina de corte ideológico militar y maximalista, que busca mentes autómatas que no necesitan pensar. La lucha es constante y la patronal intenta por todos los medios destruir la unión sindical; pero el sindicalismo clasista persiste y viven en nosotros. La patronal utiliza y pacta con los enemigos que buscan nuestra escisión, pero nuestra historia es el legado que nos mantiene siempre en la contienda contra ellos, los enemigos de la unidad de clase.

5 (100%) 2 votes
mersin escort konya escort mersin escort canlı tv izle mersin escort partner