6% del PBI, ¿de dónde pecata mía?

  • Congreso aprobó medida histórica para destinar 6% del PBI para el sector Educación, pero MEF se opone.
  • Solo falta voluntad política para hacer realidad a anhelo del magisterio y el pueblo peruano pero Ejecutivo la da la espalda a la educación.

Cuando el Perú crecía a 9% anual decían que no había plata. Hoy tenemos que hacer mayores esfuerzos para superar crisis del sector.

Para nadie es un secreto que en el Perú la ley es letra muerta, y la Ley General de Educación – 28044 (2003) no es la excepción. En su artículo 83 establece que el Estado asigna, de manera progresiva, el 6% del PBI a la educación de los niños y niñas del Perú. Del mismo modo, es evidente que los políticos utilizan la promesa del 6% como caballito de campaña en los procesos electorales y cuando salen elegidos se hacen los desentendidos.

«TÍTULO VI

EL FINANCIAMIENTO DE LA EDUCACIÓN PÚBLICA

Artículo 83°. – Financiamiento de la educación

El financiamiento de la educación comprende los recursos financieros destinados a obtener y contar con los recursos humanos, materiales, tecnológicos y servicios necesarios para satisfacer las necesidades educativas de la población, haciendo cada vez más eficiente y equitativa su distribución y utilización. Anualmente, el Estado destina no menos del 6% del Producto Bruto Interno a la educación estatal. La inversión por alumno se incremente a precios constantes». (Ley General de Educación, 2003)

El 6% es una de las grandes promesas incumplidas de la historia republicana. El Perú se encuentra, desde hace más de 30 años a la cola de la inversión en educación (3.8%) en toda América Latina. Solo nos ubicamos por encima de Haití, uno de los diez países más pobres del mundo. Es así, que el Acuerdo Nacional, el año 2002 en su política 12, numeral (i), determinó que se tenía que incrementar de manera progresiva 0.25% del PBI hasta alcanzar el anhelado 6%. Se debió llegar a esta meta el 2014 pero a la fecha no se ha incrementado la inversión ni el 1%. ¿Por qué no se ha podido implementar tan importante medida, que nos permitiría salir del subdesarrollo?

“(i) garantizará recursos para la reforma educativa otorgando un incremento mínimo anual en el presupuesto del sector educación equivalente al 0.25 % del PBI, hasta que éste alcance un monto global equivalente a 6% del PBI;” (Acuerdo Nacional, 2002)

El Perú es el país que menos invierte en Educación y eso se refleja en sus malos resultados. Por desgracia aún queda gente que persiste en echarle la culpa a los maestros y maestras.

No hay plata para invertir en los niños y niñas del Perú

En todo este tiempo, los gobernantes de turno y sus ministros y ministras de Economía nos dijeron que no hay recursos para invertir en Educación, lo que permitiría ofrecerle un mejor futuro a todos los niños y niñas del Perú, así como tampoco se ha invertido en salud pública, seguridad social o agricultura, porque han preferido 1) robarse la plata a través de inútiles mega inversiones como las que hemos visto en el caso Odebrecht y 2) para promover políticas neoliberales privatistas, entre otras razones. Pero es otro tema.

Pese a los motivos anteriormente mencionados siempre dijeron que no había plata, pero el país crecía económicamente gracias al boom internacional de los metales, lo que nos permitía tener un PBI de hasta 9%. Entonces, ¿cómo es eso de que no había plata?

Cuando el crecimiento del PBI pasaba del 9% nunca se incrementó porcentaje de inversión en Educación.

Es que para los hijos e hijas del pueblo no hay, pero para otros…

El coronavirus ha terminado de enterrar la fosa en la que yace la educación peruana desde hace más de 30 años. Si antes era urgente invertir el 6% del PBI en Educación, hoy es obligatorio.

Sin embargo, ya salió la ministra de Economía, Toni Alva, seguida de su maquinaria de lobistas a decir que invertir el 6% no es viable. ¡Más de lo mismo! No existe voluntad política por parte del gobierno para cumplir con la histórica medida adoptada por el Congreso, con motivo del día de los maestros y maestras, de destinar el 6% del PBI al futuro de los hijos e hijas del pueblo.

Suponemos que la ministra Alva aprecia enormemente haber tenido la oportunidad de contar con la mejor educación que el dinero puede pagar, pero lamentamos que no cuente con los mejores valores que la ética, la solidaridad y la empatía pueden formar, pues con su falta de voluntad política condena a la pobreza y a la exclusión a millones de niños y niñas y le cierra las puertas al Perú para salir del modelo primario exportador al cual las grandes corporaciones, trasnacionales y sus socios de la Confiep, nos quieren mantener atados para llevarse nuestras materias primas y recursos naturales a precio “huevo”.

Entonces, con el tan alto nivel educativo, la ministra deber saber un par de cosas que cualquier peruano con sentido común puede ver:

La corrupción se lleva el 2% del PBI cada año

Si el gobierno de Martín Vizcarra de algo se jacta es de luchar contra la corrupción, lo que le permitió contar con un amplio apoyo popular cuando se enfrentó al pasado congreso corrupto. Entonces, debemos suponer que ésta se ha reducido. En todo caso, la lucha contra la corrupción es la principal medida que permitiría al país contar mayores recursos para invertir en las necesidades del pueblo, ya que este interminable flagelo, se levanta ¡10 millones de dólares al día según la Defensoría! Esto equivale a más del 10% del presupuesto nacional al año.

Pero, ¿quiere saber por qué no se hace nada? Por que el dinero que se lleva la corrupción se lo llevan políticos corruptos (ejemplos sobran), grandes transnacionales como Odebrecht y las grandes corporaciones como Graña y Montero o el Club de la Construcción, por citar solo a los más sonados.

El 15% del presupuesto de la Nación se devuelve al Estado ¿Y a dónde se va?

Cuando el Congreso tomó la histórica medida de consignar en la Constitución que la educación es un derecho fundamental y que se tiene que destinar el 6% del PBI para garantizar este derecho, la ministra Alva, nos amenazó diciendo que para destinar el 6% del PBI para esta palanca de desarrollo, había que quitarle a Salud, Transporte y Agricultura. ¡Lo que más necesitamos para enfrentar esta pandemia!

Si bien es cierto que la participación del Estado en el PBI es magra producto de una laxa presión tributaria a las exportaciones de minerales, lo más evidente (que obviamente la ministra sabe, pero no lo dice) es que anualmente el 15% del presupuesto de la Nación se devuelve al Tesoro Público porque no fue gastado, en su momento, por ministerios, gobiernos regionales y gobiernos locales.

Esto equivale a S/ 27 mil millones, los que sumados al presupuesto de Educación que es alrededor de S/ 30 mil millones, podríamos invertir casi el 7.5% del PBI.

Entonces, no se haga, señora ministra, ahí tiene los recursos, así que sería bueno que tan solo respalde la medida adoptada por el Congreso y en algunos años tendremos a millones de peruano “tan bien preparados” como usted y seremos un gran país, no uno en el que miles de personas mueren a diario sin apoyo para enfrentar a un virus mortal como el Covid-19.

Los peruanos sabemos que solo hace falta voluntad política.

La ministra Toni Alva tuvo el privilegio de graduarse de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy (Harvard), gracias a que accedió a la educación más cara.

5 (100%) 1 vote

Windows Lizenz Windows 10 Lizenz Office 2019 Lizenz Kaufen Office 365 kaufen Windows 10 Home kaufen Office 2016 kaufen windows 10 satın al windows 10 pro satın al