La segunda ola y la educación

  • Estrategias tienen que incluir planes de transformación digital inclusivo de la educación y de remediación sanitaria con cronograma y presupuesto.
  • El Ministro de Educación tiene oportunidad de corregir errores de gestión anterior.

Al parecer la realidad podría complicar los planes del ministro de Educación, Ricardo Cuenca, de garantizar un retorno seguro a clases para el 2021. Todo parece indicar que la educación remota tendrá que fortalecerse, para lo que se requiere equipamiento adecuado para docentes y conectividad para los y las estudiantes.

Hasta ahora la pandemia deja cerca de 80 mil muertos, según SINADEF y se calcula alrededor de mil maestros fallecidos.

Ver:

Desfase de muertos: ¿por qué Sinadef y el CDC reportan una diferencia de 28 mil decesos?

Seguramente, con la mejor de las intenciones, el ministro ha manifestado que la tarea más importante de su gestión será el retorno gradual a las aulas, aplicando sistemas flexibles. Los maestros y maestras somos los primeros en estar emocionados con esta idea y poder ver por fin, a nuestros estudiantes. Las clases remotas, el seguimiento, la coordinación con padres de familia y la excesiva burocracia del Minedu nos generan mayor carga laboral que la presencialidad, pues generalmente trabajamos por más de 10 horas y en ocasiones sin días de descanso. Eso sin contar el tiempo que empleamos para aprender a usar nuevas tecnologías o estrategias pedagógicas que puedan adecuarse a la nueva normalidad.

Sin embargo, información reciente indica que existen grandes posibilidades de una segunda ola de Covid-19, que al parecer ha comenzado en Piura y Arequipa, a donde equipos del Minsa han viajado para conocer las causas.

Ver: 

INS señala que hay «signos de una segunda ola» de COVID-19 en algunas provincias 

Arequipa: Advierten de una segunda ola de contagios de la COVID-19 en la región

Asimismo, fuentes especializadas como la prestigiosa revista inglesa The Economist o el portal peruano de información, Ojo Público señalan que la vacuna para el Perú, recién estará disponible el segundo semestre del 2022. 

Independientemente de las realidades sociales y geográficas que se puedan tener en cuenta para adecuar las estrategias flexibles, existe una realidad dura, inamovible, que al parecer no se quiere ver.

El 50% de colegios no cuentan con agua potable ni alcantarillado. De estos, el 80% se encuentran en zonas rurales. Nos preguntamos, ¿dónde se van a lavar las manos los estudiantes y los docentes ante este rebrote?

Vacuna estará disponible para países más pobres recién el segundo semestre del 2022. Fuente: Ojo Público.

Suponemos que algunos comentarán que existen comunidades tan alejadas que no es posible que el coronavirus llegue. Recordemos que el virus llegó a zonas alejadas de la Amazonía y si no se esparció en comunidades alejadas de la sierra, donde los servicios de salud son tan precarios como en el oriente, es porque las rondas campesinas y los pobladores decidieron aislarse y evitar contacto con visitantes.

Ahora que no existen restricciones de movilización (a parte del toque de queda) no será posible mantener a las comunidades aisladas, por lo que serían vulnerables de contagio.

Es por eso que consideramos que la Resolución Ministerial 430-2020-Minedu que pretende dar inicio al retorno a las aulas nos parece inoportuna y peligrosa.

La brecha sanitaria en los colegios del Perú hace que el inicio de clases presenciales sea riesgoso.

Recordemos que este año, el Ministerio de Educación tuvo una iniciativa similar (La RVM 116-2020-Minedu) que exigía el consentimiento de directivos, docentes, padres y madres de familia para comenzar las clases en aula en zonas rurales. La comunidad educativa rechazó esta medida por considerarla peligrosa. La situación respecto a la Covid-19, si bien ha mejorado en cuanto a cantidad de contagios y fallecidos diarios, no está cerca de darse por resuelta y la alerta de una segunda ola se escucha cada vez más fuerte.

Este 2020 ha sido un año complicado y cientos de miles de estudiantes quedaron excluidos de la estrategia Aprendo en Casa. Ante tal situación, el expresidente, Martín Vizcarra, prometió la entrega de 1 millón de tablets con la conectividad necesaria para que los y las estudiantes accedan a la educación remota. Desgraciadamente, durante la gestión anterior, a cargo de Martín Benavides, la adquisición de los equipos señalados, sufrió varios reveses.

El nuevo ministro se ha comprometido a concluir con la entrega de tablets, la cual se efectuará a lo largo del primer semestre del próximo año… con suerte.

Ver:

Inicio de clases en colegios rurales es inviable

Es por eso que invocamos al nuevo ministro de Educación a no cometer los mismos errores que su antecesor y derogue la RM 430-2020-Minedu, antes que sea rechazada nuevamente por no ajustarse a la realidad. Ese es el problema cuando las políticas las deciden tecnócratas que le dan la espalda al magisterio.

Esperamos que el ministro Cuenca demuestre un carácter más participativo, ya que los docentes estamos dispuestos a colaborar para llevar a cabo un regreso a clases que asegure la vida y la salud de estudiantes, maestros y maestras, así como de sus familiares.

Por lo pronto le aconsejamos que en lugar de pensar en demasiada flexibilidad (que no es mala para adecuarnos a la nueva normalidad), pensemos en tomar las siguientes medidas:

  • Plan de transformación digital de la educación pública inclusiva y de calidad.
    • Asegurar la conectividad de los estudiantes.
    • Brindar equipamiento adecuado para maestros que tienen que hacer seguimiento pedagógico, coordinar con padres de familia, gestionar aulas virtuales y producir contenidos y actividades educativas.
    • Capacitaciones de calidad tanto en uso de tecnologías digitales como de metodologías ágiles para la enseñanza.
    • Integración curricular de las TIC de manera transversal en el currículo nacional.
  • Plan de remediación sanitaria e implementación de servicios de agua y desagüe en todos los colegios del Perú, que cuente con inventario y presupuesto propio.
  • Desdoblamiento de la jornada escolar que permita el distanciamiento social.
    • Construcción de más aulas para un máximo de 10 o 15 estudiantes.
    • Contratación de más maestros, maestras y auxiliares de educación.
  • Supervisión adecuada en coordinación con gobiernos regionales y locales para la distribución de kits de limpieza.

Como podrá apreciar el sr. ministro, el retorno a clases, ante la nueva normalidad, no significa únicamente hacer cronogramas y mandar kits de aseo, que probablemente nunca lleguen, sino de hacer una reforma integral del sector, con una fuerte inversión, que nos permita que los recursos empleados ante esta emergencia sanitaria sirvan para mejorar la calidad de la educación para todos los niños, niñas y jóvenes del Perú, sin poner en riesgo su salud o la vida de sus maestros, maestras, padres, madres, abuelos y abuelas.

Este es otro motivo por el cual nuestro sindicato exige que se invierta en educación el 6% del PBI, como señala la Ley General de Educación (artículo 83) y el Acuerdo Nacional.

Así que hasta que no contemos con una vacuna segura para todos y todas, sería mejor concentrarnos en fortalecer nuestras capacidades digitales y pensar en nuevas estrategias pedagógicas en las que la flexibilidad, anunciada por el Dr. Cuenca, tienen mucho más sentido.

5 (100%) 1 vote

Windows Lizenz Windows 10 Lizenz Office 2019 Lizenz Kaufen Office 365 kaufen Windows 10 Home kaufen Office 2016 kaufen windows 10 satın al windows 10 pro satın al follower kaufen instagram follower kaufen porno